Ilene Daza, de nacionalidad colombiana, Máster en Programación Neurolingüística, Coach Internacional, Team Coach, Coach Ejecutivo, estuvo presente en la Cumbre Virtual de Coaching con la ponencia: “Cómo lograr procesos de Coaching exitosos aplicando herramientas de PNL”. A continuación, la especialista se refiere a la importancia de desarrollar hábitos potenciadores y de mantenerlos en el tiempo, a través de herramientas de programación neurolingüística que aportan pasos específicos, métodos y estructuras.

¿Cómo se logra incorporar nuevos hábitos de manera exitosa?

Los hábitos potenciadores son los que nos permiten lograr la excelencia. Para desarrollar continuamente estos hábitos es necesario que conozcamos el “bucle del hábito”, es decir, cómo un habito se instala y funciona en nuestro cerebro.

  1. Señal
  2. Rutina  
  3. Recompensa

Todos los hábitos comienzan respondiendo a una señal, que luego convertimos en rutina para finalmente obtener una recompensa. Para crear un nuevo hábito es necesario ser muy específicos al formularlo, buscar señales que nos impulsen a iniciar el bucle, establecer una rutina y probar con varias recompensas.

“la determinación juega un papel prioritario en la creación de un hábito potenciador”.

“la repetición asegura la instalación de nuevos hilos neuronales”.

¿Qué aporta la programación neurolingüística para esto?

La PNL nos enseña cómo crear nuevas redes neuronales que potencien nuestros pensamientos, emociones, lenguaje y comportamiento y así lograr resultados extraordinarios en cualquier área de nuestra vida. Nos da herramientas prácticas para la incorporación de nuevos hábitos y para la sustitución de hilos neuronales saboteadores. Nos ayuda a desmontar creencias que nos limitan y que nos hacen pensar o decir “esto no lo puedo hacer” o “no soy capaz de cambiar esto”.

¿Qué implica modelar patrones de excelencia?

Partimos de una de las premisas más importantes de la PNL: ¡Si una persona puede hacer algo, cualquier otra puede hacerlo también!, ya que todos tenemos los recursos internos necesarios para lograrlo. Lo importante es saber cómo activarlos.

Implica:

  1. Identificar el patrón de éxito que queremos incorporar.
  2. Encontrar a la persona que vamos a modelar.
  3. Analizar el proceso que lleva la persona.
  4. Tener un plan de acción.
  5. Repetir la conducta que queremos incorporar.