Robert Dilts es autor de varios libros y uno de los entrenadores en programación neurolingüística (PNL) más reconocidos en el mundo de la educación, creatividad y liderazgo, tras formarse con los fundadores de la PNL en la década del 70, John Grinder y Richard Bandler, además de formarse con prestigiosos pensadores como Milton Erickson y Gregory Bateson.

Robert Dilts, en su libro El Poder de la Palabra, define aspectos claves a considerar en los procesos de aprendizaje de las personas, explica la relación de los canales de representación con los estilos de aprendizaje.

Los cinco sentidos

Según la PNL, construimos nuestro “mapa” de acuerdo a la información que recibimos de nuestros cinco sentidos o sistemas de representación: vista, oído, olfato, gusto y tacto.

A esto se le llama canales de representación, todo aquello que esté relacionado con nuestros sentidos. Según Dilts, este aspecto es relevante para que el terapeuta reconozca el modo en que aprende él mismo y cómo aprende el paciente. Destacando que, el “estilo de aprendizaje” constituye un reconocimiento explícito de que cada cual aprende a su modo.

Canales de representación y aprendizaje:

Visuales

Las personas visuales aprenden observando o leyendo. Aquí es necesario proporcionar imágenes, fotos y material de lectura. Es relevante que el paciente cree imágenes mentales de lo que desee conseguir, visualizándose logrando el objetivo.                                                                                     

Auditivo                                                  

Las personas con un estilo auditivo aprenden mejor escuchando y hablando. Cuando hables con ellas explícales los procesos cuidadosamente, repitiendo puntos claves y animándolas a que hagan muchas preguntas. Aquí será necesario que las ayudes a pensar en voz alta. Se beneficiarán grabando audios, pídeles que te llamen por teléfono si desean plantearte alguna duda y que compartan sus ideas con otros.

Cinestésico

Las personas cinestésicas requieren estar físicamente implicadas, aquí es necesario estar “manos a la obra”, donde el paciente pueda experimentar ejercicios y ejemplos reales. Pueden practicar visualizándose utilizando todos sus sentidos. Por ejemplo, para ellos es útil recorrer el camino que tienen con las diferentes partes del proceso.