¿Qué estamos diciendo realmente cuando nos referimos a “ponernos en los zapatos del otro?” Estar en los zapatos del otro implica situarse en el punto de vista de la otra persona, ver, escuchar, sentir, pensar como esa persona. A esto se refiere la “Segunda Posición” en PNL, una técnica para re-encuadrar una experiencia desde un modelo de mundo diferente, donde se ganará ideas y una nueva comprensión.

¿Podrías traducir sensaciones, pensamientos y el sentido de lo que hace otra persona? ¿De qué sirve esto? Considerando las presuposiciones de la PNL, toda persona tiene una idea de mundo y elige de acuerdo a sus posibilidades. Entonces, situarnos en los “zapatos del otro” nos permite explorar el mundo que percibe esa persona para entender y vivenciar “desde dónde dice lo que dice”, y con esto ampliar las posibilidades y mejorar la calidad de convivencia con los demás.

Ejercicio:

Piensa en esa persona que gatilla en ti malestar, y pregúntate ¿cuál es el juicio que haces del otro? Y luego desplázate físicamente a una segunda posición y colócate en los “zapatos de esa persona” y pregúntate ¿cómo percibirías esta situación desde estos zapatos?  

A nivel de entorno podemos situarnos en casa de alguien o en el lugar de trabajo, a nivel conductual imitar sus acciones, a nivel de creencias y valores, igualar su manera de pensar y sentir, al igual que llegar a identificarse con ella. Durante el ejercicio, se modificará tu fisiología, incluso tu estado interno.

Para concluir el ejercicio, puedes salir de la segunda posición e ir a una tercera posición, una perspectiva de otra persona que observe esta situación, con esto te aseguras que saliste de ese estado y que de otro punto puedes, además, seguir mirando con más posibilidades esto de “ponerte en los zapatos del otro”.