Fragmentar en PNL implica la capacidad de desplazar la atención entre las generalidades y los detalles, así lo explica Robert Dilts en su libro El Poder de la Palabra. Fragmentar significa reorganizar o fraccionar una experiencia en porciones mayores o menores, entonces se puede “fragmentar hacia arriba”, esto es, desarrollar un nivel de información mayor, más general y abstracto. “Fragmentar hacia abajo” implica un nivel de información más específico, y “fragmentar lateralmente” un mismo nivel de información.

Fragmentar hacia abajo

Podríamos decir que según la manera en que la persona fragmente su experiencia percibirá aquello como una experiencia útil o problemática. Por ejemplo, algunas críticas podrían estar expresadas en términos de fragmentos o generalizaciones más bien grandes, al decir: “nunca terminas lo que empiezas”, “siempre eres impuntual”. En este caso, “fragmentar hacia abajo” puede ser de gran utilidad, identificando los componentes básicos, de modo que esa generalización se descomponga en “problemas” más pequeños. Así también, pensar en abrir un negocio, podría fragmentarse en objetivos puntuales. Si logramos descomponer esa categoría más amplia en fragmentos específicos, lograremos repensar nuestras presuposiciones acerca del significado del nivel más amplio y con esto nos ayuda a cambiar nuestras percepciones. Por esto, un sustantivo u objeto podría descomponerse.

Fragmentar hacia arriba

Fragmentar hacia arriba implica descubrir la categoría más amplia, de modo de crear una percepción nueva o enriquecida. Por ejemplo, aprender forma parte de una categoría más amplia de procesos, como formas de “adaptación”. En esta clasificación se pueden encontrar expresiones positivas y más ricas en ampliar las perspectivas.

Fragmentar lateralmente

Esta fragmentación consiste en la búsqueda de analogías o metáforas, que permiten evaluar nuestras presuposiciones, al mismo tiempo que cambiar de un marco-problema a un marco-realimentación. En esta fragmentación se pueden encontrar implicancias más positivas a la generalización inicial.

Ejercitar

Para ejercitar puedes pensar en alguna presuposición, juicio o generalización negativa y anotar las palabras claves. “Fragmenta hacia arriba”, “Fragmenta hacia abajo” alguna de estas palabras claves buscando elementos que las componga, de modo que encuentres afirmaciones más positivas que las contenidas en la presuposición o juicio general y que estimule una perspectiva diferente.