En programación neurolingüística, el término anclaje se refiere al proceso que asocia una respuesta del comportamiento a algún activador mental o físico, para acceder a una respuesta deseada. Según, Robert Dilts, el ancla se convierte en una herramienta que simboliza el poder de uno mismo y que es muy útil para ayudar a establecer y reactivar los procesos mentales asociados con la creatividad, el aprendizaje, la concentración y otros recursos.

En esta técnica, se utiliza el proceso natural de asociación para evocar experiencias agradables. ¿Cómo hacerlo? Aquí te mostramos algunos pasos sencillos para que ejercites.

Pasos para anclar recursos:

  1. Identifica un recurso interno que pueda ayudarte a mejorar tu calidad de vida (motivación-foco-entusiasmo).

  2. Recuerda algún momento en que hayas experimentado ese recurso.

  3. Busca algo que puedas utilizar como ancla o activador de ese recurso (un objeto, imagen, palabra, gesto).

  4. Ahora vuelve a recordar el momento en que experimentaste ese recurso, pon atención a lo que te decías, a lo que sentías, a lo que hacías. Y poco a poco comienza a conectar ese momento con el ancla que has elegido.

  5. Es momento de salir de la experiencia, muévete, haz cualquier cosa para distraerte.

  6. Ahora vuelve al ejercicio, presta atención al ancla, deberías traer a tu mente de inmediato el recurso que le has asociado.

  7. Repite el ejercicio cuántas veces quieras hasta que esté anclado.

  8. ¡Disfrútalo!