Tener la capacidad de cambiar de mirada y de ampliar la visión surge de un entendimiento acerca de cómo existimos y de cómo surge la realidad en los seres humanos como observadores. He aquí la importancia de entender cómo interactúa nuestro mapa con el mapa de los demás.

En el Libro Doscientos cuarenta y tres apuntes de vida. Lecturas de transformación del Master Trainer Paul Anwandter, encontrará escritos que promueven reflexiones, ideas, historias, anécdotas, y percepciones del autor en temas de Coaching, Hipnosis, Semántica y PNL.

Acerca de la flexibilidad conductual, el autor plantea la siguiente reflexión.

Llamamos flexibilidad conductual a la capacidad de todo ser humano de encontrar diferentes alternativas  a la hora de buscar un resultado.

¿Suena fácil?

Como los seres humanos no tenemos respuestas lineales a estímulos causa-efecto (de la misma forma que no existe nada como “solo” un estímulo causa-efecto, no hay N variables que pueden influir), nos encontramos con que una respuesta no esperada nos pone a prueba para que desarrollemos “flexibilidad” y lograr así lo que esperamos obtener.

Sin embargo, en algunas ocasiones, algo nos empuja a esperar que ocurra(n) aquella (s) alternativa (s) de respuesta (s) que teníamos inicialmente en nuestra mente. ¿Por qué será?

Por cierto, nuevamente volvemos al tema del mapa, pues si todavía no le queda claro que lo que está viviendo es sólo una representación de lo que es la realidad, lo más probable es que cuestione la necesidad de ser flexible, si en el fondo usted tiene toda la razón...