"El éxito nunca es un espectáculo de un solo hombre"

Historia de la programación neurolingüística (PNL)

A inicios de los setenta, Richard Bandler, estudiante de psicología de la Universidad de Santa Cruz, California, EEUU, junto a John Grinder, profesor ayudante de lingüística de la misma universidad, realizaron un trabajo de investigación que los llevaría al desarrollo inicial de la programación neurolingüística (PNL).

Bandler y Grinder modelaron patrones cognitivos, lingüísticos y de comportamientos comunes a psicoterapeutas excepcionales como Virginia Satir, extraordinaria terapeuta familiar y del psicodrama; Milton Erickson, el padre de la hipnoterapia médica moderna, y Fritz Perls, el creador de la Gestalt.

Recibieron gran influencia teórica de Gregory Bateson, el antropólogo británico que escribía sobre comunicación y la teoría de sistemas, y sobre otros temas, tales como: biología, cibernética, antropología y psicoterapia. Es conocido mundialmente por haber desarrollado la teoría del “double bind” en la esquizofrenia. Su contribución a la programación neurolingüística fue profunda.

Como consecuencia de estas investigaciones, surgió el modelo de patrones lingüísticos que los tres terapeutas anteriores utilizaban y que estudiaron Bandler y Grinder. El término utilizado por Bandler y Grinder de programación neurolingüística (PNL) no sale a la luz hasta 1977, cuando Robert Dilts, nuevo colaborador de éstos, en su trabajo no publicado: Programación Neurolingüística: Una Nueva Psicología, dio a conocer este modelo como un conjunto de técnicas terapéuticas.

De estos modelos iniciales, la programación neurolingüística se desarrolló en dos direcciones complementarias. En primer lugar, como un proceso para descubrir los patrones que permitan sobresalir en un campo, y en segundo lugar, como las formas efectivas de pensar y comunicarse empleadas por personas sobresalientes. Estos patrones y habilidades pueden emplearse en su propio provecho y también reintroducirse en el proceso modelador para hacerlo aún más poderoso.